Sí hay que imaginar cosas ch…nas, siempre y cuando…

De las frases más recurrentes que he encontrado en redes sociales en la última semana y media han sido: “Ellos no se imaginan cosas chingonas, ellos las hacen” o “no hay que imaginarse cosas chingonas, hay qué hacerlas” y “Mientras ellos hacen cosas chingonas, la Selección Mexicana sigue imaginándoselas”, por supuesto con sus miles de variantes.

Todo esto a raíz de la entrevista de Javier ‘Chicharito’ Hernández con David Faitelson, donde mientras el entrevistador quería dejar en claro que el nivel del Tri no da para siquiera unos cuartos de final, el entrevistado apelaba a un cambio de mentalidad e incitaba a afición, medios y jugadores mismos a ver más allá diciendo: “imaginémonos cosas chingonas, carajo”.

Como muestra de que en México (y varios lados más) lo que digas puede y SERÁ usado en tu contra, a Hernández le salió el tiro por la culata. Tras las derrotas ante Suecia y Brasil, son muchos (incluyendo gente en medios de comunicación) los que han tomado esa frase como lanza para atacar la actuación del seleccionado nacional y sus compañeros en Rusia 2018.

Esto surge especialmente cuando vemos a otras selecciones tener éxito tras pasar por condiciones adversas. Croacia es el mejor ejemplo; no falta aquel que vea el ejemplo croata de llegar a la final en su corta historia como nación y con una población que no llega ni al 5% de los mexicanos que vivimos en el país, para decir que ellos no imaginaron cosas chingonas, las hicieron.

Sin el afán de defender a Hernández, su declaración (que tenía una intención positiva) no fue mala, pero sí estaba incompleta. Por supuesto que Croacia se imaginó llegar a una final del Mundial, claro que Bélgica se imaginó ser de los cuatro mejores del mundo, es evidente que Francia se imaginó volver a pelear por un título mundial. Lo importante es que entendieron que imaginarse las cosas, es solo el PRIMER paso de muchos.

Ninguna selección (equipo, artista, profesionista, científico, etc.) que ha trascendido ha llegado a sus partidos “a ver qué pasa”, a ninguna va a decir “yo vengo a hacer cosas chingonas” y si le preguntas “¿qué vas a hacer?” te conteste, “no sé, yo solo vengo a hacer cosas, no a imaginar”.

Claro que los casos antes mencionados y muchos más se imaginaron cosas chingonas y después, con base en esa visión, hicieron planes, plantearon objetivos y estrategias que los llevaron a conseguir meta tras meta y a fallar en otras. Después hubo que cambiar un poco el rumbo y ajustar, pero a final de cuentas ese gran objetivo que en un principio solo estaba en la imaginación, se alcanza gracias a las acciones que se llevan a cabo posteriormente a la visualización.

Muchas veces se malinterpreta la maquiavélica frase de que “el fin justifica los medios” como que todo es válido para alcanzar una meta, pero su significado real, es que el fin determina la estrategia, los pasos a seguir y los elementos a utilizar para conseguirlo.

Es un absurdo pensar que algo se puede alcanzar sin imaginarlo, sería como querer llegar a un lugar con los ojos cerrados y sin tener una noción de a dónde se tiene que llegar y sin tomar en cuenta el camino que hay que cruzar para llegar. Igual de absurdo es creer que se va a llegar a un lugar solo imaginándolo, sin caminar o sin moverse.

Es por ello que SÍ hay que imaginarnos cosas chingonas, siempre y cuando después de imaginarlas, establezcamos un plan con acciones concretas que nos lleven a conseguir el objetivo y después ejecutar ese plan, con las adecuaciones que sean necesarias a lo largo del camino.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s